Préstamos online para reparar tu vehículo de inmediato

Los préstamos online sirven para sacarnos de los imprevistos, por ejemplo, la reparación urgente de nuestro coche. Según la ley de Murphy, el coche se va a estropear cuando más lo necesites, tanto si trabajas con él a diario como si tienes programado un viaje importante.

Préstamos online, ¿empezamos?

Por lo general, las visitas al taller no suelen ser baratas, aunque muchos crucemos los dedos para que la avería no sea muy grave, puede hacer una mella en la nómina del mes. ¿Cómo sobrevivir financieramente a esto? Pidiendo un mini préstamo.

1.- Bucea por Internet y elige el prestamista que mejores condiciones te ofrezca, atendiendo a los siguientes parámetros: tipo de interés, plazo de devolución, TAE y posibles sanciones si no devuelves el dinero a tiempo (en muchas ocasiones, te amplían el plazo, sin mayores consecuencias que subirte el tipo de interés).

2.- Este tipo de plataformas suelen incluir una calculadora online en la que podrás comprobar los intereses que pagarás para una cantidad de dinero concreto, así como el plazo de devolución. De esta manera podrás ajustar lo mejor posible el dinero que vas a pedir.

3.- Rellena el formulario y adjunta la documentación que te piden. Normalmente las exigencias son pocas, pero necesarias: el DNI por ambas caras para acreditar que vives en España. Un documento que demuestre que tienes ingresos regulares para devolver el préstamo (no tiene por qué ser una nómina), ser titular de una cuenta de crédito y tener una tarjeta de débito.

4.- Una vez que el prestamista acepte tu petición, tendrás el dinero en la cuenta en unas horas. La gestión de estos préstamos es muy ágil y rápida, debido a que se realiza toda la operación por Internet.

5.- Presta atención a los plazos de devolución establecidos, porque la no devolución puede acarrearte problemas mayores.

Ya tienes el dinero en tu cuenta para arreglar tu coche sin problemas. Si el presupuesto, al final, es menor del dinero que has pedido, siempre puedes devolver lo que te sobre, así tendrás que pagar menos intereses.

¿Estás en ASNEF? No te preocupes

Si tienes deudas impagadas con algún acreedor, posiblemente te encuentres en el registro de morosos (también conocido como ASNEF). Esto es un problema a la hora de pedir dinero a cualquier entidad financiera tradicional, ya que lo primero que hacen antes de examinar una petición.

Sin embargo, hay solución. La mayoría de los prestamistas conceden mini préstamos a aquellas personas que están en ASNEF, ya que lo único que les preocupa es que demuestren que tienen ingresos durante toda la vida del préstamo. Ten en cuenta que si la deuda por la que estás en el registro de morosos es muy abultada (más de 2000 euros) sí puedes tener más problemas a la hora de alcanzar determinada cantidad en un préstamo.

Así que ya sabes, no hay tiempo para lamentaciones si se te estropea el coche de repente. Pide un préstamo por internet y, en cuestión de horas, tendrás el problema resuelt